¿Sabías que Netflix enviaba las películas por correo postal?

Contenido del post

¿Sabías que Netflix enviaba las películas por correo postal?

Si, si, como te lo cuento… Netflix nació en 1997 como una empresa de alquiler de películas online por las que pagabas 6$ por 1 película durante 1 semana, la cual te llegaba por correo postal. 

En esta época, -y durante varios años más-, su mayor competencia era Blockbuster, una cadena de videoclubs de los de toda la vida que estaba muy consolidada en Estados Unidos.

¿Qué sucedió entonces?

Ambos gerentes se sentaron a hablar con una conversación similar a esta:

Netflix: Hola, queremos asociarnos con vosotros y llevar vuestro alquiler de pelis online

+Blockbuster: de eso nada monada, acabáis de empezar y, por si fuera poco, con películas en DVD, cuando solo el 1% de la población tiene uno.

Netflix: el DVD tardará muy poco en llegar a toda la población y lo online es el futuro

+Blockbuster: nosotros ya estamos en la cima y como del barco de Chanquete, no nos moverán.

Netflix siguió luchando y en 2007 las películas pasaron a ser en streaming. Y, en el momento que aparecieron otras plataformas similares se enfocó en crear directamente series o películas para tener contenido que el resto no tuviera.

En resumen, Netflix nació con 2 factores diferenciales: reservabas la película online y eran en DVD. En esta época ambos factores estaban aún por explotar. Resaltamos la importancia de analizar tendencias, innovar constantemente y crear estrategias que dificulten a tu competencia igualarte.

Ahora bien, seguro que estaréis pensando, pero no es lo mismo Netflix que yo, con mi negocio que ha empezado hace poco (o quizás lleva ya tiempo pero sientes que no crece). La respuesta es fácil, vosotros hacéis las cosas del párrafo anterior, analizar las modas, actualizarte y estudiar a la competencia para establecer objetivos y hacer estrategias. Recordemos el caso de Netflix, era una empresa pequeña, le dijeron que no y luego aprovechó una oportunidad y que le sirvió para ir con todo y salir triunfante. Quizás a corto plazo no estaba bien planteada, pero a largo plazo supo adaptarse.

Analizar tendencias o modas

Actualmente con las redes sociales es más fácil saber que se lleva en tu sector y qué quieren los clientes o que contenidos les interesa.

En Twitter es fácil gracias a los # que permiten tener etiquetas y al apartado «Tendencias» en el ordenador en el lado y en el móvil antes debes darle al buscador y te aparecerá un primer apartado que es para ti y luego Tendencias.

En Instagram, sabes las tendencias gracias a seguir a profesionales o a tus seguidores o influencers.

En Tik Tok por tu para ti o por el buscador que pone lo más relevante.

En YouTube hay un apartado que muestra los videos que están en tendencia y puedes filtrar según te interese.

Por otra parte, fuera de las redes sociales también están las reuniones de profesionales a las que podrás asistir y aprender lo nuevo, la novedad y ver si podrás aplicarla o si renta que tu negocio lo tenga. Deberás plantearte si te renta adquirir ese recurso, hacer una inversión que se podrá ir recuperando a largo plazo.

Actualízate constantemente

Hoy en día la mayoría de negocios se han pasado al ámbito digital, ya sea porque trabajan desde allí o porque así dan a conocerse a más gente. No tendrán un equipo que les lleve la página web o las redes sociales de manera profesional, pero podrán contratar a alguien para que lo hiciese Bueno, volviendo a lo que nos interesa. Muchas veces se crean estas páginas o perfiles en redes sociales porque así muestran los contenidos, su equipo, su día a día profesional, etc.

Ahora bien, si tienes una página web o redes sociales intenta subir contenidos cada poco tiempo, para conseguir alcance y vean que no lo abandonas.

Fuera del perfil de Internet, deberías observar que cuestiones puedes mejorar, que procesos, qué productos o incluso si puedes asistir a un curso para seguir aprendiendo. Cualquier acción que suponga una mejora en el producto o servicio que ofreces a tus consumidores.

Estudiar a la competencia y establecer estrategias

Un aspecto muy importante antes de empezar un negocio es estudiar cuántos son tu competencia, quiénes serían, cuáles son sus estrategias, sus precios, toda la información que puedas obtener. También, qué público asiste a esos negocios, la competencia tiene redes sociales o no, ¿y página web?

Al final es extraer todo lo que puedas para ir preparado y saber a qué te enfrentas. Entonces, establecerás una estrategia para diferenciarte del resto y ganar clientes. Que confíen en tu negocio y recomienden y vaya creciendo tu negocio frente al del resto. Sin embargo, no te olvides de seguir estudiando a la competencia para seguir intentando diferenciarte, crecer y actualizarte. Innovar y los trabajadores son dos grandes maneras de diferenciación.

Como puedes observar los tres puntos están muy relacionados. Primero estudias a la competencia y analizas que se lleva (las tendencias o modas), estableces estrategias para tu negocio. Cuando ya lo tienes sigues analizando, estudiando a la competencia e intentando superarla y actualizar tu negocio periódicamente, ya sea las redes sociales o alguno de tus procesos. Entonces, ¿por qué no intentas a aplicar estos tres puntos, aunque ya tengas tu negocio, o si estás pensando en tener uno? Seguro que te es útil y consigues salir del obstáculo que te impedía avanzar. Quién sabe si en el futuro tú serás el próximo Netflix.

¿Quieres saber más sobre neting?

Descubre la comunidad de empresarios, autónomos y profesionales que colabora con el objetivo de conseguir más y mejores clientes para sus negocios.